Lo técnico del voyeurismo

La palabra voyeur deriva del verbo voir (ver) con el sufijo -eur del idioma francés. Una traducción literal podría ser “mirón” u“observador”, con la connotación peyorativa del caso.

Las prácticas voyeuristas pueden variar, pero su característica principal es la de que el voyeur, también llamado “mirón” o “brechero”, no interactúa directamente con el sujeto observado, quien permanece casi siempre ajeno a dicha observación.

El voyeur suele observar la situación desde lejos, bien mirando por la cerradura de una puerta, o por un resquicio, o utilizando medios técnicos como un espejo, una cámara, etc. La masturbación  acompaña, a menudo, al acto voyeurista. El riesgo de ser descubierto actúa, a menudo, como un potenciador de la excitación.

A la tendencia voyeurista se le asocia frecuentemente la tendencia exhibicionista, esto es, disfrutar mostrándose, más o menos abiertamente, semidesnudo o completamente desnudo. Ambas conductas poseen un fuerte componente compulsivo, irrefrenable, mostrando los sujetos aumento de su tasa cardíaca y sudoración ante la aparición de estímulos relacionados con dichas actividades. Estos efectos físicos desaparecen tras la realización del acto voyeurista.

El voyeurismo se da, en mayor medida, en hombres, ya que es el hombre el que depende más del sentido de la vista para alcanzar la excitación sexual.

Es necesario, por lo tanto, distinguir entre voyeurismo y actividad sexual normal, en la que también se produce una excitación al contemplar la desnudez. La diferencia estriba no sólo en el consentimiento o conocimiento de la persona observada que, en el caso del voyeurista, rara vez existe, mientras que en la actividad sexual normal se sobreentiende que sí, formando en este último caso parte de la totalidad de la actividad, no siendo en sí misma la totalidad (la parte por el todo), sino también en la exclusividad de la observación como conducta sexual, carente de interacción física interpersonal.

En lo que respecta a los rasgos de personalidad del voyeurista, estos sujetos suelen ser tímidos durante la adolescencia y con cierta dificultad para iniciar o mantener relaciones de pareja. No son sujetos especialmente propensos a poseer rasgos especialmente patológicos.

Para el gusto voyeurista se han creado los llamados peep shows, que son actuaciones que se realizan en vivo en los sex shops o que se observan en la red Internet por medio de una web cam. Estos shows suelen mostrar a mujeres que fingen no saber que son observadas durante el acto de desnudarse o mientras se masturban.

El voyeurismo es una conducta, que puede llegar a ser parafilica, caracterizada por la contemplación de personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual con el objetivo de conseguir una excitación sexual (delectación voyeurista). La actividad del voyeurista no implica ninguna actividad sexual posterior.

Sigue el salto para ver más

Fuente: EneHache

Autor: crestrepo

Compartir esta publicación en
  • IAmYourLeader

    ME… ENCANTA!

  • en mi opinion todos en algun momento hemos sido voyeuristas!!! jaja claro ke a todos les exita ver es algo natural simplemente porque es uno de nuestros sentidos. la vista… <3

  • mmdean2003@yahoo.com-ar

    MANGA DE PERVERSOS!!!!!!!!!!!

  • englandboy1st

    que buen articulo! felicidades!!!!

  • a mi me fascina hacer cositas!!!! en la calle eso si en altas horas de la noche y si c que es peligroso por la inseguridad pero es precisamente eso lo que lo hace mas exitante me parec super tener sexo con el miedo de que te vean… de hecho ya me paso y fue algo bien fuerte pero a la ves exitante… estaba culiando con un man afuera de la casa de el (enfrente de una iglesia pentecostes por cierto)… y estabamos totalmente en pelota y en ese momento un man que ni miro ni dijo nada, paso como si nadie estuviera alli y mucho menos en tremendo acto jajajajaja fue de lo mas chimba… ahhh yo quiero otra ves!!!

  • Elpianista

    Que marica relajada que sos!

  • El artículo está mal ilustrado. Ni una sola de las fotos corresponde al tema. Algunas son de personas teniendo sexo en lugares públicos con el peligro de ser descubiertos, una moda que está tomando mucho auge hoy día, las otras ilustraciones son de personas teniendo sexo frente a otras personas. En el voyeurismo, quien observa lo hace a escondidas, si se hace al descubierto deja de serlo pues parte del riesgo de ser descubierto actúa, a menudo, como un potenciador de la excitación. Si el artículo tiene la intención de enseñar algo, ilustrarlo inapropiadamente deformaría para muchos lo que se quiere enseñar pues ocasiona confusión y el concepto se vuelve verosímil.